Centrales

Mis tres años como teibolera

Conocer personas Juárez

Un cabrón con ínfulas de no se sabe muy bien qué, que se jacta de ponerle los cuernos a su mujer. Amén de ser un auténtico coñazo. Dicho esto, añadir que el escribir algo como eso en un libro no es constitutivo de delito; entre otras muchas cosas, porque se lo podría haber inventado. A saber. Si Dragó es un pederasta, que se pruebe. Que se denuncie ante el Juez, se presenten las pruebas del delito, y se espere justicia. Sí: Justicia incluso para un cabrón.

1096 comentarios

Claro, pocas películas en el mundo le llegan a los talones al trabajo de Kubrick, eso queda claro. Lolita era una adolescente de buena comunidad que por las perversiones del acaso terminó muy mal y entre ese esquema y el mío, no hubo ninguna diferencia. El 99 por ciento de las teiboleras, es un associate de mujeres con hijos paridos a una tempranísima edad, muchas veces extranjeras —dependiendo del tipo de téibol—, y en general son mujeres bastante ignorantes. Estudié en un colegio católico gabacho casi toda mi infancia y juventud. Tenía prohibido fumar y tomar, así que siempre tenía un juguito de uva en la mano. A los 17 años estaba harta de mi vida controlada y sobreprotegida por mi madre.

Conocer personas Brasileñas móviles

Blogs de interés

Alusión con una escort 30 mayo, Fanny es trabajadora sexual. Ella aparenta unos 19; incluso todavía tiene acné efebo en las mejillas. Fanny es accompany independiente. Toma un jugo en una cafetería del centro de la localidad. Los tacones infinitos los lleva en la bolsa; por ahora calza unas chancletas. Pero la madre se declara feminista, y eso incluye respetar la determinación de su hija.

Cosas que me echan en cara

Que uno era el infierno y el otro un confortable centro de trabajo. Que uno de los dos lugares sigue abierto y que sigue habiendo fotos suyas desnuda en Internet. Que su nombre de guerra era Justine, como el personaje del Marqués de Sade. Que la experiencia la mejoró como persona y como mujer en lo emocional, en lo económico y en lo sexual. Que ganaba unos 4. Que alguno la agredió.

El blog de Fernando Sánchez Dragó » Excusatio petita, accusatio non manifesta

Denial se arrepiente de nada. Perdona y olvi- C da bastante. A una isla desierta se llevaría a sus hijas. Odia los olores en las casas. Tuvo vicios, como el de fumar, pero ya no. Pero como todas las historias tienen una origen, comencemos por el principio.

144 145 146 147 148 149 150 151 152